entrevistas / revista Cause

 

Un joven chileno profeta en Europa:
Mauricio Esteban ó "VIVIR LA ECOLOGIA"

mauricio gatica

Revista CAUCE.

La tierra no es su hermana, si no su enemiga. Cuando la ha conquistado, la abandona y sigue su camino. Deja detrás de sí la sepultura de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos. Trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, el cielo, como si fueran corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y

dejará tras de sí, sólo un desierto.

"No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente de la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizás sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde se pueda escuchar el desplegar de las hojas en primavera o el rozar de las alas de un insecto. Pero quizás sea así porque soy un salvaje, y no puedo comprender las cosas... El aire es algo precioso para el hombre de piel roja, porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol, el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible...

(Fragmento de una carta del Gran Jefe de la Tribu Suwamish al gran Jefe de Wasington, Estados Unidos, 1855).

Este escrito indio del siglo pasado, cuya vigencia más de 130 años después es dolorosamente más dramática, nos sirve de introducción para presentar a un joven chileno de 29 años, Mauricio Esteban Gatica Guevara, quien ha regresado a su patria tras diez años en Europa, convertido en un ecologista militante.

"Neoecologista", se define Mauricio, indicando con ello que no se trata de hablar de la ecología, si no vivirla.

"Porque si se puede ser ecologista y fumar; o comer, beber y masticar enfermedad. Es decir: alcohol, chicles, bebidas de cola, comestibles a base de cadáveres o ultra cocinados y tóxicos. Si se puede ser ecologista y levantarse y acostarse tarde, no hacer ejercicio, dejarse barriga y nalgas fláccidas y abundantes. ¿ Con qué base moral podemos criticar o exigir a quiénes dominan imponen y degradan desde su enorme poder?"

"Sin la férrea y responsable voluntad de un orden y coherencia personal, el ecologismo no es más que una ficción, una etiqueta fácilmente manipulable e incluso comercializable, no es más que una estupidez, aunque sirva para chillar y divertirse multitudinariamente en la mesa del bar, o en reuniones de los grupos a las que, además, suele llegar con retraso".

Mauricio Esteban, se atreve a hablar de este modo como lo hace, con pasión, se ha dedicado a vivir la ecología.

Es un ecologista práctico, un neoecologista, de acuerdo a su propia definición.

Profeta en otra tierra

Originario de la ciudad de Temuco, en el sur del país, Mauricio Esteban ha sentido la experiencia de ser profeta en otra tierra.

Esa otra tierra ha sido Europa, Francia, Alemania. Y, sobre todo, España, Barcelona, donde ha vivido, racticado y difundido el neoecologismo a lo largo de estos 10 años.

En España, bajo el seudónimo de E.S. MEGG Ha resumido sus experiencias y conocimientos en un libro, "Ecología Personal, la Base de la Alternativa Ecológica" ( Editorial "Alas", Barcelona, 1985, 100 páginas).

Su obra es una crítica a la ecología tradicional y a la vez una fervorosa promoción del neoecologismo.

No sólo el libro. En Barcelona creó un grupo de militantes ecológicos, "Avance", y con ello, a través de varias publicaciones periódicas se ha dedicado a evangelizar con su doctrina en el seno de las ciudades industrializadas.

Sin falsa humildad, Mauricio Esteban reconoce que es uno de los fundadores del neoecologismo. Y una de sus inquietudes durante su permanencia en Chile, antes de retornar a España, es poder difundir sus ideas aquí.

Charlas y cursos de ecología personal, son algunas de la actividades que cumplirá en Santiago en el curso de las Próximas semanas.

mauricio gatica

Críticas de la Ecología

Uno de los fundamentos de la crítica a la ecología tradicional que plantea Gatica es que no va a las causas, a las raíces del problema, cual es una actitud personal, de vida, una transformación en las propias personas particulares antes que nada.

"La humanidad siempre ha contaminado el medio ambiente", expresa.

"Y a su propio organismo. Pero ello no le ha impedido seguir arrastrando su sin sentido. En los últimos siglos y a raíz de la revolución industrial, los excesos del artificio constituyen también una amenaza para el propio artificio. Por lo tanto, el enfermo enfermador comienza a preocuparse de la enfermedad, pero, todo ello, como es costumbre, sin buscar las causas u orígenes de la alteración de la salud, con ya grave, y tal vez irreversible, que padece el organismo tierra".

Los hombres, según Gatica, buscan las soluciones por los síntomas, que es "sólo regenerando al hombre, a cada hombre, se podrá algún día regenerar al planeta".

" Yo postulo el Neoecologismo: más que hablar de ecología, hay que vivir ecologicamente".

"COMO COMENZAR A CONSTRUIR LA CASA POR EL TECHO".

profundizando en su análisis añade que "la constante ecologista, al igual que otras constante de la historia, ha sido motivada por presiones del entorno y no como consecuencia de un raciocinio o inteligencia previsores. Como una preservación o mantenimiento del estatus artificial de turno y no como una búsqueda, descubrimiento y eliminación de las causas del deterioro".

La critica del consumo

La actitud de los consumidores es uno de blancos del neoecologismo que plantea el chileno Mauricio Esteban:

"al manifestarse por la calidad de los alimentos, están fundamentalmente exigiendo el cuidado de sus hábitos y costumbres, el cuidado de sus placeres y sobre estímulos gustativos y consumistas. Aquello que les permite 'sentirse vivos', temiendo que por una adulteración extrema de los comestibles que se ingieren pueda provocarse una enfermedad que les impida continuar disfrutando de sus excesos y vicios".

"No hay una conciencia de la nutrición", señala, "lo cual se demuestra cuando los 'preocupados consumidores' pierden la salud por derrocharla y maltratarla. La salud que desean mantener es la de sus egoísmos, la que 'los avances de la medicina pueden curar' o la del 'Y qué más da, si de algo tenemos que morir...!', sin profundizar en lo que significa que en el mundo unos pocos mueran intoxicados por sobre alimentación, mientras los más mueren asesinados por inanición o por carencias nutritivas..."

Mauricio Esteban expresa: "En el hablar se nos da muy bien el ecologismo, el interés o la preocupación por el medio ambiente, la paz y la capacidad adquisitiva, mientras en el actuar además de criticar y culpar continuamos colaborando solamente en el deterioro".

Camino de la liberación

Pero la crítica de Mauricio Esteban, va acompañada de una propuesta que es una invitación al cambio personal. "El sistema cuenta con la enfermedad, con el vicio y con la ignorancia de cada uno y , sobre todo, con la mediocridad de la mayoría. El sistema cuenta con la corrupción de cada persona, con su auto contaminación personal para sostener y preservar el desordenado orden de las cosas... derrotaremos a la enfermedad y al consumismo dentro de nosotros mismo y habrá comenzado nuestra liberación del absurdo".

"Comencemos por nuestra nutrición. Ingerir alimentos en vez de comestibles. Unos; son naturales y necesarios. Los otros, son artificiales, creados o manipulados por ser antinaturales y deshumanizantes, creados para consumirnos y esclavizarnos al vicio y a la enfermedad, y con ella todos los móviles y mecanismo que justifican la barbarie civilizada".

"Sólo regenerando al hombre, a cada hombre, se podrá regenerar algún día el planeta".

El lenguaje de Mauricio Esteban muchas veces asemeja a un profeta que acusa y propone soluciones, que no tiene medio a la crítica ácida y apasionada; otras se transforma en pedagógico en paciente cuando habla de las posibles soluciones: " el cuerpo humano es nuestro más cercano hogar, es en el donde realmente vivimos y la gran mayoría de las personas no lo conocemos en realidad. No sabemos en absoluto como funciona. Por ello es preciso dar la suficiente relevancia al como se desarrollan sus funciones. Y a como se deberían desarrollar sus necesidades. Interesarnos noble y honradamente por él, es comenzar a quererlo de verdad. restablecer su equilibrio ecológico interno, hasta donde nos lo permitiese el medio artificial, seria la prueba mas palpable y responsable de que en verdad amamos la vida y de que para ella deseamos la mejor esperanza".

¿La utopía enfervorizada de un hombre joven? Tal vez. Pero, también el planteamiento de Mauricio es la utopía de quién la ha hecho, en primer lugar, vida en sí misma. Y que sobre esa base piensa haberse ganado el derecho a predicarla.

 

 

 

. contacto e-mail: higienismoh@gmail.com

fono: 9200782 - Santiago de Chile .

 


desarrollo web yto.cl
© derechos reservados