ANTICANCER A FONDO


ANTICANCER A FONDO

- Anteriormente publicaste – ANTIMUERTE. ¿Cómo se relaciona con “ANTICÁNCER” y con el próximo “ANTICRISIS” y cuál sería el concepto o filosofía que hay detrás de estos “ANTI”?

R.- El libro más conocido de Higienismo, aunque no es un buen libro de higienismo, es Antidieta, donde lo importante no es la dieta sino aprender a vivir. Cuando uno aprende a vivir no necesita una dieta exacta, requieres comer cosas que sean las que tu cuerpo precisa, por el aparato digestivo que tengas, por la vida que tienes, por quien eres y las cosas que son inherentes al cuerpo humano y al ser humano. Por esto, el libro se llama Antidieta, ya que, está en contra la dieta. Los higienistas por lo general siempre mencionan el Anti, para dar a conocer que existe un concepto higienista global.

En la filosofía de Antimuerte, esto significa que si tú haces lo que expone el libro, no vas a terminar de morir, sino, vas a terminar de vivir. En Anticáncer, se muestra que casi todo lo que es tecnología produce cáncer, entonces la idea es generar una cultura anticáncer para lograr mantener los equilibrios y que te alejes de la posibilidad de tener cáncer aun en una civilización tecnológica procáncer. Si tú llevas a cabo las prácticas que dice el libro sobre cancerígenos cotidianos aspirados, engullidos, tragados, tomados, etc. tú vas a tener mayor posibilidad de no generar cáncer, aunque tengas antecedentes de familiares con esta enfermedad. Anticrisis es el cierre de la trilogía, porque esta es una trilogía contra el cáncer global. En el segundo libro ya aflora la idea de que el cáncer Europa, lo primero que hizo fue destruir la Europa cognitiva, por así decirlo, y que hoy es globalización del mundo, en términos de que el 15% de la gente que domina, que tiene el capital haga puré al resto, mientras que la gente, los pueblos y las razas en general no tienen ninguna posibilidad u opción de vivir cerca de la naturaleza o, por último, vivir con prácticas naturales aunque vivas en la civilización.

Entonces el concepto fundamental es que, Antimuerte significa que la vida es muerte cuando tú llevas una vida de ignorancia y de vicios significa que tú aprendas a vivir, en el fondo antimuerte es vida. La idea es que tú al terminar de morir implica que venías muriendo hace mucho tiempo probablemente, entonces vivir es todo lo contrario.

Anticáncer, es que hace un siglo moría una de cada 100 personas de cáncer, sin embargo en

estos tiempos muere una de cada 4 personas, por tanto debería haber una cultura anticáncer.

Y anticrisis es que la persona elija a largo plazo entre longevidad o decadencia. Eso parte en la

infancia. Es por eso que están enlazados los 3 temas, en el fondo es uno solo, es como un

silabario. Es importante que la gente haga conciencia que no sólo se trata de comer frutitas

y lechugas, si no que hay una conceptualidad de que la comida tiene que ver con el estado del mundo, el lugar que ocupa en tu vida, el conocimiento. Es decir o triunfa la ignorancia o triunfa el conocimiento; o triunfa la enfermedad o triunfa la esperanza de una vida mejor.

- Específicamente referido a anticáncer me gustaría que te explayaras más respecto a los

principios fundacionales del libro.

R.- La persona que lea este libro se dará cuenta que el proceso de humanización antinatural de la civilización es muy similar al proceso que va desde que una célula se necrosa.

Cuando una célula se necrosa y origina un cáncer básico muy bajo, no tiene mucha incidencia. Tienen que contagiarse todas las de alrededor para generar una nueva célula con más potencial para generar que todas las células alrededor vuelvan a hacer lo mismo para ir generando a la larga un cáncer. 0 sea, no es que el cuerpo se entregue fácilmente a un cáncer, ya que, por lo general, un cáncer parte 10 o 20 años antes, no se produce en una semana, un mes o un año. Del mismo modo, el proceso de occidentalización del mundo, o sea occidentalización por el poder militar o el poder del capital, por así decirlo, es muy similar a la toma que van haciendo estas células necrosadas dentro del cuerpo, me refiero específicamente a la globalización. La idea es que el lector se dé cuenta y tome conciencia, de que en el libro Anticáncer hay un parámetro de como el mundo se va contagiando de una enfermedad que hace “puré” al medio ambiente y al cuerpo en cuanto a su salud y su capacidad de regeneración, porque el cáncer es una enfermedad degenerativa brutal que tiene una velocidad brutal, que no se parece a ninguna otra forma de alteración de salud. Las alteraciones en forma general son advertencias del cuerpo para que la persona cambie de actitud, pero el cáncer no te deja opción. Lezaeta dijo que, en cierto modo, todos nacemos tarados. Esto significa que uno puede tener una apariencia normal, sin embargo no fijas el potasio, el sodio, etc. hay una serie de insuficiencias en las personas. De hecho, en los últimos 35 años se ha duplicado el número de nacimientos de niños con defectos congénitos. Esta tendencia es a triplicarse y estamos hablando no de naciones subdesarrolladas, sino de naciones desarrolladas, en las cuales se da más la sub-normalización, mientras que, en las naciones subdesarrolladas hay enfermedades por falta de nutrientes. Los excesos de nutrientes desencadenan mutaciones que son más peligrosas, desde el punto de vista degenerativo, que la escasez de nutrientes. Siendo esta última un concepto “natural”, el exceso es antinatural, ningún animal existe que exceda sus requerimientos de energía como lo hace el ser humano.

- Bueno, el libro pudo haberse llamado “Contra la enfermedad total”, por ello es interesante saber en qué consiste el amplio concepto de cáncer que tú expones.

R.- Una de las cosas que no se dice en el libro, pero que de lo cual los lectores se dan cuenta, es que nosotros le ponemos nombre a las enfermedades. Se podría decir que todas las enfermedades son estrés, todas. Son estrés de las células, de la persona, estrés por el sometimiento al que está expuesto. Pero también hay que entender que el concepto esencial, que no se expresa en el libro, es que cáncer es cuando la naturaleza no quiere hacerse cargo de la vida en los términos que el hombre lo está planteando, sea en el ámbito social, cultural o macromundial. La naturaleza no se quiere hacer cargo porque no son sus leyes, no son sus caminos y, al no hacerse cargo, la naturaleza genera un mecanismo de degradación que estaría estimulado en el mismo medio natural; si a ti te da cáncer siendo un animal, el sólo hecho del dolor hace que tú grites y un depredador que va pasando te hace “el favor” y te elimina, pero acá no, acá hay todo un negocio de que los niños que nacen defectuosos van a tener que pagar millones de pesos al mes o al año para sus medicamentos, entonces la cancerización genera dinero, siendo esto una cuestión bien retorcida. La gente vive en un medio cancerígeno, se enferma de procesos cancerígenos que generan mucho dinero en operaciones, quimioterapias y tratamientos, entonces la idea es que cuando tú no has respetado las leyes naturales, lo más probable es que la naturaleza te va a desorganizar la vida y te va a producir eso. Pero nosotros hacemos caso omiso de ello y aún así arrastramos y mantenemos una forma de vida, o de existencia mejor dicho, donde todo lo que necesitas es ser mantenido con mucho dinero. Entonces la idea es que el no cumplimiento de las leyes naturales, en el primer caso significa que la vida es muerte; en el caso de Anticáncer, va más allá de lo que signifique en una persona su ciclo vital de nacer o morir, ya que, estamos hablando del nacimiento y de la muerte de la especie humana en primera instancia y del nacimiento y la muerte de la vida en sí. Entonces el concepto que va entre líneas, pues no se dice literalmente en el libro, es que terminamos siendo nosotros los gestores del cáncer del planeta tierra y los gestores también del propio cáncer, por ignorancia o por vicio.

- Se desprende que hay un cáncer que ha avanzado durante mucho tiempo (6000 años), de repente este cáncer ya es tan insoportable que entra en nosotros.

R.- Hace 6000 años ya estaba dentro de nosotros, lo que pasa es que la raza humana era muy fuerte, el hombre original era tremendamente fuerte, nosotros nos hemos ido debilitando al paso del tiempo, se habla de generaciones y yo hablo de degeneraciones, o sea nos vamos degenerando en la medida que vamos masivamente aceptando las leyes contranaturales como normales.

 

- En resumen, el cáncer o tu concepto de cáncer apunta a la forma de existir contra natura, en todos los términos.

R.- Exactamente y en todos los términos, no apunta sólo a comer, sino a todos los aspectos: social, político, económico, etc. Lo que ocurre es que esto es como la punta del “iceberg” del conocimiento, aquí no se está demostrando todo el potencial de conocimiento que exista en el ámbito alternativo o complementario, aquí estamos hablando simplemente que lo primero que necesita darse cuenta la gente para que abran espacios donde pueda entrar la segunda información. Esta primera trilogía, es lo que yo llamo la trilogía coactiva básica, o sea lo más ínfimo que puede saber una persona de 9 años a 90 años. Lo básico es que existen prácticas vegetarianas peores que comer carne, como lo es el consumo de comestibles refinados, los cuales desmineralizan el organismo. Por ello, la Medicina Oficial dice que no comer carne es dañino, sin embargo la culpa la tiene la ignorancia de quienes no equilibran bien su alimentación, sino al contrario, con ingesta masiva de arroz blanco, harinas blancas y azúcar blanco.

- Ahora, está el cáncer a la piel, relacionado con el Sol, esto sería una excepción a lo que tú estás diciendo.

R.- Ahí está el cáncer global, este es el que ha impedido que la capa de ozono se mantenga en términos naturales. En el adelgazamiento de la capa de ozono se ve al cáncer global de la industria, una industria mal manejada.

- ¿ Por qué tú diferencias insistentemente entre gente y personas?

R.- Yo podría decir que originalmente solamente había personas, en cuanto se ha nacido en un medio natural. De hecho para mí los nativos son personas cuando no están contaminados por la civilización. La persona es culta, la gente es civilizada. Ser civilizado es vivir en criaderos humanos, que son las ciudades donde todo es masivo y todos somos más o menos como fotocopias, pero la persona puede estar en la civilización, en un lugar rural o ser un nativo, pero ella sale de este molde de gente y se transforma en un individuo, un individuo que se desarrolla, que tiene una opción personal, un individuo que definitivamente no es gente, que es persona. Gente es la masa y la persona es el un individuo. Gente es todo cuanto tratan de generarnos como profesionales; Persona es quien se desarrolla como ser humano. Cuando nos desarrollan a nivel de masa, lo importante es que seamos profesionales, o sea que nos ordeñen, que nos exploten y a mismo tiempo con eso nos ganamos la vida, es una forma de esclavitud pero la persona es independiente de eso, la persona puede trabajar, ganar, pero ella tiene el acceso a poder discernir y a decidir. La gente está funcionando según los embates, según quien gobierne, según el sueldo que reciba. La persona es independiente de eso, sea cual sea el sueldo, su condición social, su raza, la persona sigue siendo persona. La gente surge de un criadero humano, de nichos que son como costras cancerígenas de la biosfera y están sometidos a la cultura masiva, en la “masa” todos sienten, piensan o actúan, más o menos de la misma forma. La gente vive unida a la patología. La persona no. Aún ignorante en los términos de la civilización, tiene un sentido más, dado por la unión de todos los sentidos, el sentido de ser más sabia referente a la naturaleza. Cuesta mucho engañar a una persona, por su instinto. Por lo general, en todas las clases sociales y en todos los gremios de trabajadores hay gente, que tiene los mismos medios, sin embargo lidera porque son más Persona. Y luego hay una definición más concreta en esta línea del Higienismo: Se es más Persona mientras se es mejor; por lo tanto, cuando comienzas a respetar tu organismo te comienzas a merecer el respeto de los demás.

- ¿No es, acaso, tu posición confrontacional, casi sectaria, lo cual puede ser contraproducente para tus intenciones de despertar y aprender a Vivir?

R.- A mí me interesa mucho más la calidad que la cantidad, o sea, yo no pretendo hacer un circo del Higienismo, ni que esto sea algo colectivo per se. Si la calidad de la gente hace que hayan más higienistas, fantástico, pero si la calidad no lo permite, yo trabajo con la gente que haya, o sea, con la gente que desee ser persona (Gensona, aquel que está en transición de ser persona). La idea no es quedarse en el Higienismo, sino que es tomarlo como un umbral hacia un trascender. El Higienismo igual va a responder como terapia y como práctica de vida. Esta actitud proactiva nos lleva hacia otro estado, que no es esotérico, ni místico, ni volado, sino que es la realidad más tangible de la materialización orgánica. Es del milagro de estar vivo al milagro de saberse vida. Por eso que aquí hay toda una escuela, primero de no estar viviendo la muerte, en segundo lugar de que no nos generemos el cáncer y en tercer lugar generar una forma de vida que sea longeva y no decadente. Los higienistas se caracterizan por no enfermarse en general y por tener una vida larga. Hay una manera de vida, que es la manera de vida que más se le ajusta al cuerpo humano, donde no existen altos y bajos producto de las alteraciones de salud típica por desórdenes y vicios de alguien. Esa forma, el Higienismo la ha depurado de una manera tal que si uno lo va conceptualizando en la conciencia, lo va generando en la voluntad y lo hace práctica cotidiana, a partir de los años, la esperanza de vida y la visión de la vida es completamente diferente y te cuesta a veces relacionarte con los demás al tratar temas que son normales, ya que un higienista tiene otro concepto de las cosas y porque con un cuerpo desintoxicado la percepción es completamente diferente.

- Muchos dicen que los principios higienistas están pasados de moda y esto con relación al naturismo científico ¿ Qué puedes responder?

R.- Muy simple, el siempre ha sido una terapia basada en la enfermedad. Los grandes naturistas, todos han sido grandes enfermos que no han podido ser curados por la medicina, entonces el concepto del naturismo clásico y del naturismo científico de hoy en día, va casi a la par con la medicina alópata en la búsqueda de soluciones terapéuticas. Por el contrario, los higienistas no han sido en general personas que han buscado una solución a una enfermedad, sino que han sido personas que se dieron cuenta a tiempo, antes de una enfermedad, de que había que practicar una forma de vida natural. El Higienismo es rural, parte en 1820 en Estados Unidos, precisamente a partir del fracaso de los naturistas, quienes se enferman de lo mismo que los omnívoros, sólo que 10 o 15 años después. Los naturistas y los vegetarianos se enferman porque no hacen compatibilidades y los higienistas no se enferman porque hacen compatibilidades. El Higienismo parte comiendo sólo cosas limpias, porque el vegetarianismo es muy sucio (por ejemplo los vegetarianos hindúes que por lo recargado de su dieta presentan niveles de cáncer tanto o más elevados que los de EE.UU.), el Higienismo es un vegetarianismo sobrio. Siempre hemos dicho que un omnívoro sobrio es mejor que un vegetariano grosero.

Para los higienistas hay tres vías de sanación: La medicina alópata, la medicina natural y la terapia proactiva. A diferencia de las dos primeras, el Higienismo no se centra en eliminar síntomas, sino que restablece la salud y producto de esto se alivian los síntomas. Lo que ocurre es que dada la variedad de sintomatología existente hoy día que no encuentran total respuesta en la capacidad de los individuos para sanarse, es que se necesitan determinados preparados naturales. Por ello los naturistas dicen que el Higienismo está pasado de moda. El Higienismo está abogando a la práctica más natural que existe, que es el propio cuerpo sacando fuerzas de flaqueza, que es capaz de rehabilitarse sin tener que recurrir a ninguna sustancia, natural o alópata, para eliminar los síntomas.

- Por lo que muestras en tu libro, el cáncer es mucho más sencillo de lo que las jerarquías farmacológicas y médicas nos revelan, ¿cómo es que la ciencia, entonces, no ve lo que tú señalas claramente en tu libro?

R.- Si tú te fijas, en la cultura occidental de los últimos 200 años, casi no se enseña las nuevas visiones que hay en salud o incluso en ciencia, lo que siempre se enseñan son los clásicos, pero nunca te enseñan a ver las nuevas perspectivas mundiales. Hay muchos más pensadores en estos últimos 100 años que en los 1000 o 2000 años anteriores. Luego sucede que una persona descubre el Higienismo cuando tiene una enfermedad y un médico descubre el Higienismo cuando se da cuenta que a él la medicina no le puede curar una enfermedad.

- ¿ Tú crees que hay mala fe en la jerarquía médica y farmacológica?

R.- Yo creo que hay desinformación, es decir, el médico debe suponer que se trata de una charlatanería más o de un factor curanderil más.

- ¿Has hecho intentos por llegar a plano gubernamentales a fin de aplicar aunque sea como un proyecto piloto los principios del Higienismo?

R.- La idea en este momento, a través de la escuela de líderes es generar un proyecto presentado por personas, antes de 3 años, consistente en que nos entregaran un piso de cualquier hospital, que lo elija el gobierno y con los mismos medios económicos con los que ellos mantienen ese piso, nosotros vaciarlo y, dejarlo con personas restablecidas. Ese es el proyecto que se pretende presentar el año 2005 y al bicentenario como algo concluido.

- ¿Por qué tanto tiempo?

R.- Porque somos muy pocos en Chile, la mayoría se cura en el Higienismo, pero muy pocos entran a militar.

- Tú planteas el ecoactivismo.

No hay otra alternativa posible. La ecología tiene que ser profunda para que sea ecología. Hoy estamos experimentando niveles de degeneración nunca antes vistos en el ámbito de la salud. Para mí todo el proyecto genoma y proteoma es patético, es tratar de levantar algo que la naturaleza ya dijo que no. Anda a enfrentar a la naturaleza, aunque sea en un laboratorio. Es decir, no es no y todo lo que se haga para llevarle la contra a la naturaleza va a resultar en engendros todavía más retorcidos. Hay una gran esperanza ahora, sin embargo no existe ninguna otra alternativa coherente y concreta que el regreso a los orígenes en el hombre, en las razas y en los principios básicos de la naturaleza. Toda la parafernalia artificial nos va a dar de bofetadas al menos, o nos va a violar de una manera que nunca hemos sospechado y va a ocurrir una hiper ultra atrofia degenaracional. Después no vamos a saber como enfrentar eso. El hombre está jugando a ser Dios, pero realmente es un enano con tecnología de gigante.

- ¿Tú nos podrías reseñar algún caso de sanación en que hayas aplicado los principios que se señalan en el libro?

Uno de los casos más emblemáticos es el de un empresario agrícola, tenía gangrena en ambas piernas, la solución era la amputación. En 2 meses regeneró las arterias. Los médicos que lo habían desahuciado no entendían como se habían regenerado sus arterias.

Muchos de nuestros lectores deben estar sufriendo debido al cáncer y, de se esperanzan al leer esto. ¿Cuál sería tu mensaje ?

R.- Una persona puede estar condenada al cáncer aun con tratamiento alópata, pero nada va a ser mejor para él, pensando en el cuerpo como un ente vivo, que el regreso de la salud a la dignidad o el regreso de la dignidad a la salud. En eso, el Higienismo ha demostrado que es

capaz de devolverle esa dignidad, a partir de la práctica de sustancias naturales compatibles con el organismo. Siempre hay una respuesta para las personas que tienen cáncer.

Actitud anticáncer no son sólo las ganas, es el hecho de empezar a sentirte bien porque lo estás haciendo, esa es la clave

Comments are closed.